El desayuno de hoy fue aguapanela con saltinas y pare de contar, y aunque el
presidente Duque hizo pucheros, tocó, pues llegó la vice Marta Lucía a rezar pa tumbar
a Maduro.
***
AytíasyanonosquedasinorezarpaquecaigaesemuérganodeNicolásgas -nos dijo Marta,
así, sin espacios, como habla ella pa no dar tiro que le quiten la palabra.
***
Entre Ivancito, Tola y yo nos matamos el ojo pa estar moscas y arrebatale la palabra,
pero Marta hablando es una metralladora y el que intente parala cae acribillao.
***
¿Vieronquealaposesióndeeseasquerosofueron4gatos?
QuizqueelpresidentedeOsetiadelSurjuájuájuá -siguió Marta, casi asficiada-.
Hagamosunacadenadeoraciónpararomperlacadenadelpueblovenezolano...
***
Un momentico, Marta -la frenó Tola-. Hablá despacio, calmate ventarrón...Relajate,
Martica -le dije yo, frotándole las sienes con Mentolín-. Respirá suave, y te imaginás de
embajadora en Egito y que vas flotando en una balsa de flores por el Nilo.
***
Marta, ¿a cuál santo le vamos a rogar que tumbe a Maduro? -dijo Tola-. Yo propongo a
tu tocaya Santa Marta, que es la patrona de los casos imposibles, tal cual la sacada de
ese bozo’e brocha.
***
No, yo creo que debemos invocar a San José Gregorio Hernández -dijo Marta Lú, ya
más tranquila-, porque es de allá y le duele Venezuela. No, Martuchis -dije yo-, él no es
santo todavía, es beato.
***
No problem -dijo Iván-, ¿y si lo certificamos como santo en una notaría? No, Ivancito,
no hay necesidá -dijo Tola-, hay un santo pa sacar ditadores: San Sipuedes.

***
¡Ya! -gritó Marta-. Santa Rosa de Lima, por lo del Grupo de Lima. En el nombre del
Padre, del Hijo y del Espíritu Santo... -arrancó a rezar Tola, sin parale bolas a la vice.
***
Oh, gloriosísimo San Sipuedes, que con tu milagrosa escoba sacates a Rojas Pinilla, a
Somoza, a Noriega, a Kadafi, a Sadán Huseín...libera al hermano pueblo venezolano
del táparo Maduro.
***
Valga aclarar que los tres últimos los sacó con la ayuda de los Marines gringos -dijo
Marta Lucía, echándose saliva en la media velada que se le rompió en la arrodillada.
***
Niño Jesús casto y puro, tumba al gorila Maduro. Oh Jesús Sacramentado, saca al
demonio Diosdado. Bendita Santa Cecilia, saca a la víbora Cilia. Querido San Adonai, y
a la bruja Tibisay...
***
Son los militares, tías, son ellos los que sostienen a Maduro a cambio de
mermelada...Los milicos son los culpables de la desgracia de Venezuela...No hay tutía:
recémole a Trump.
***
¡Marta Lucía!, ¿vas a dejar rezar la novena o qué? No fregués, ole, dejá la
interrumpidera -dijo Tola, bejuca-. Sigamos. Al salmo respondemos: Maduro caerá, y
papilla será.
***
¿Y si le pedimos que le mande una enfermedá a Maduro? -volvió a cortar Marta-.
¿Sigatoka negra? -pregunté yo, burlona. O mejor: que Marta Lucía lo mate en Twitter -
remató Ivancho.
Ñapa: Uribe en la corte que le negó la libertad a Uribito. Uribe: Señor juez, ¿usté no
sabe quién soy yo? Juez: Claro, el mismo que le aconsejó al reo que se volara.
Ñapita: Quizque en la marcha contra el fiscal, la Fiscalía puso puntos de hidratación.

Payola: “Todas las familias felices se parecen”, menos las que guardan un secreto,
como la de Tito Lombana, el escultor de Los zapatos viejos. The Smiling Lombana, la
sonrisa de la angurria. Estreno en cines: 17 de enero.

Tola y Maruja - www.tolaymaruja.com - © Todos los derechos reservados.
Bogotá - Colombia - Calle 39 # 20-30
(571) 483 9892
300 5716162

Contacto

Contáctenos pues!

Para contrataciones teléfono:
(+57) 301 647 5475