No Nos Consta 21/01/21

Muy temprano nos dispertó el presidente Duque todo bejuco: Tías, ¿quién de ustedes me cogió dos vacunas que yo tenía guardadas en el congelador de la nevera?

***

¿Vacunas? No fregués Iván, ¿y pa quién las tenías separadas? -pregunté. Mi apá Uribe me ordenó que le consiguiera una pa él y otra pa misiá Lina, y no demora en venir por ellas.

***

A mí que me esculquen, Ivancho -dije y miré a Tola, que me esquivó la mirada y gaguió entre dientes: Yo...yo no cogí nada...y difícil pillar quién se las robó porque aquí dentra mucho congresista.

***

¡Dios mío, si no encuentro esas vacunas mi apá me mata y come del muerto! Tías, upa, ayúdenme a buscar. ¿Y cómo son? -pregunté. Son dos frasquitos de tapa morada y en la etiqueta dice: Manténgase fuera del alcance de los pobres.

***

¿Y en qué parte del congelador las pusites, Iván? -dije mientras me ponía las gafas pa ver mejor. Las escondí al fondo, tía, entre una pechuga y el tarro del helado. Eh, quién sería el ladrón.

***

En esas se oyeron unas herraduras en el tapete de la sala y era Uribe que llegó a caballo. Duquito se puso lívido y nos dijo: Tías, porfa me lo entretienen mientras yo busco las vacunas, y salió de güida.

***

Buenos días, hijitas -saludó Álvaro mientras nos mostraba ufano el pocillo de tinto sin derramar una gota-. ¿Dónde está Iván? -dijo mirando pa dentro. ¿Como pa qué sería? -pregunté, por ganar tiempo.

***

Es que me tiene un encargo -dijo Álvaro. ¿Qué clase de encargo? -preguntó Tola y me mató el ojo. Un encargo...un encarguito que le encargué -dijo Álvaro sirviéndole salvao con melaza al cojón.

***

Ole Alvarín, ¿vites que tus falsos positivos resultaron ser más de seis mil? -dijo Tola voltiando la hoja. ¿”Tus”? -reviró Álvaro frunciendo el ceño-. Yo nunca di la orden de matar.

***

Perdoná Alvaricoque, pero entre dar la orden y dar un premio no es mucha la distancia -dijo Tola calentando el ambiente-. Álvaro se puso rojo como un pisco y le gritó: ¡Adentro, madre de Soacha!

***

Álvaro, ¿en serio no te remuerde la conciencia dale a un recluta tres días de permiso pa visitar a la mamá como premio por matar a un muchacho inocente, hijo de otra mamá? -dije yo recalentando el ambiente.

***

Justo llegó Ivancho mostrando dos frasquitos: Miren tías, los encontré pero vacíos. Si ve pues apá -le dijo a Uribe-, lo banquiaron de vacuna.

***

¡Pues esto no se queda así! -se emberracó Álvaro-. Iván, ¿de quién sospecha, mijo? Ivancito nos miró y agachó la mirada. Entonces Álvaro dijo que en la casa solamente había dos personas con cormobilidades: Tola y Maruja.

***

¡Confiesen! -retumbó Álvaro quitándose las espuelas-. O me dicen ya mismo quién se gastó mis vacunas o acabo hasta con el nido de la perra...Digan la verdá, ¿fueron ustedes, par de urracas?

***

Tola se puso a llorar, pero yo me le enfrenté: Álvaro, respete, y además ¿usté de cuándo acá tiene vacunas si todavía no le toca el turno, ah?

***
Un momentico, tía -intervino Ivanchito-, si alguno merece la vacuna es el presidente eterno...Ah, ¿si? -brinqué-, ¿y pa qué la necesita si es tan “eterno”?

***

Fui yo -dijo Tola careacontecida-, me las inyeté en los cachetes porque la etiqueta viene en inglés y yo creí que era el botos que había dejao olvidao Alicia.

Grafitis: Uribe tiene la conciencia afónica.

Ñapa: La enfermera a la que se le puso la primera vacuna la obtuvo a cambio de no reclamar los sueldos que le deben.

Ñapita: No hagan política con la vacuna, dijo el politiquero.

Tola y Maruja - www.tolaymaruja.com - © Todos los derechos reservados.
Bogotá - Colombia - Calle 39 # 20-30
(571) 483 9892
300 5716162

Contacto

Contáctenos pues!

Para contrataciones teléfono:
(+57) 301 647 5475