Tola y Maruja Contestan - Febrero 12/ 2017

Apreciadas catanas,

Soy un gran admirador de su sabiduría doméstica y les agradecemos que nos digan cómo acabar con el cáncer de la corrupción. Sabemos que la pena de muerte no pega en Colombia porque se roban el presupuesto del patíbulo, o la inyección letal estaría vencida, o se descubre que algunos reos no pidieron de último deseo una comida especial sino la plata. Descartada. Pero entonces ¿qué hacer?

Atentamente,

Optimista retirado

***

Querido pesimista,

Por su letra vemos que confunde la diéresis con la virgulilla. Nosotras francamente no estamos tan aterradas con el escándalo de Ubredecht porque ya estamos curtidas. Es más, estamos untadas.

***

Como lo oye: Tola y mi persona recibimos de esa plata y queremos confesar antes que el ventilador Bula nos vuele la sombrilla. Todo principió cuando nuestro paisano Mario Uribe nos presentó al dotor Oto Bula. Es un amigo "químicamente bueno", nos aseguró Mario, sin aclararnos bueno pa qué diablos.

***

Oto nos citó en un restaurante (o un Juan Valdez, no nos arrecordamos) de un hotel (o de un hostal, o de un motel...en fin, la corrución corrompe hasta la memoria) y nos pidió el favor de meter un millón de dólares a la campaña de reeleción de Santos.

***

Nosotras tratamos de hacerlo caer en la cuenta que era botar la plata porque iba a ganar Zurriaga, que mejor la invirtiera impulsando la carrera musical de Amparo Grisales o la obra poética de Roy Barreras.

***

Y Oto ranchao, que ese billete era pa Santos y punto. Bregamos a que recapacitara, le dijimos que había gente más necesitada, que esa platica le caería de perlas a los niños de la Guajira. Pero nos dejó calladas con esta pregunta: ¿Esos buchones tienen cédula?

***

Le insistimos: vea Oto, usté con todos esos millones puede hacer una obra de caridá bien bonita: una peluca estilo Donal Tron pa Vargas Lleras. O una cirugía facial pal mismo Zurriaga. O un trasplante de cerebro pa Pastrana. Algo útil, no la bote en otro gobierno de Santos.

***

Pero él jura taco que había que meterla en la campaña de Juanpa. Hasta que Tola no se aguantó y le hizo la pregunta del millón: Ole Oto ¿su padrino Mario sabe que usté quiere que gane el castro-chavismo?

***

Oto se quedó estatua y nos entregó un costal con la plata. Ni riesgos, le dijo Tola, nosotras no podemos recibir ese platal así no más, esto hay que triangulalo: deposítela en Suiza pa que llegue a Panamá y nos la dan en bonos pa mercar en D1.

***

Oto se paró como un resorte y puso pies en polvorosa. Tola y yo nos miramos pasmadas, cogimos el billuyo y salimos a esperar el bus, atisbando que no nos fuera a seguir un fletero. O el mismo Oto.

***

Y la posverdá, querido pesimista, es que Tola y yo nunca metimos esa platica a la campaña de Santos porque nos parecía que era traicionar a Uribe. Pero la gastamos muy bien gastada, sin embolsillanos ni un peso (aljuntamos recibos):

***

-Una parte pa la comisión de ésito de Duda Mendoça.

-Otra parte pa pagar la defensa de Uribito.

-Otra, pa dotar de oficina al Comité de Ética del Centro Democrático.

-Un porcentaje pa pagar el Nobel de Santos.

-Íbamos a poner pa la campaña del No pero Juan Carlos Vélez nos dijo que no hacía falta, y entonces le regalamos una cajada de aguardiente.

-Una buena parte pa la ONG Corruptos Sin Fronteras.

-Y lo que sobró lo guardamos pa apoyar la recogida de firmas contra la corrución.

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: Mal que bien, los colombianos estamos en el posconflito...Dios mío, cuándo estaremos en la poscorrución.

Payola: ya que no quieren ver las telenovenas de Chávez ni Popeye, salgan a ver teatro.

Tola y Maruja - www.tolaymaruja.com - © Todos los derechos reservados.
Bogotá - Colombia - Calle 39 # 20-30
(571) 483 9892
300 5716162

Contacto

Contáctenos pues!

Para contrataciones teléfono:
(+57) 301 647 5475